Hogar seguro “Virgen de la Asuncion”

Un hogar del Estado que masacró a niñas

EL 8 de Marzo el día internacional de la mujer , en Guatemala se presento este año la realidad que viven las mujeres y niñas en el país cuando se dio a conocer la noticia de las niñas y jóvenes del Hogar Seguro “Virgen de la asunción” ubicado en San José Pínula, municipio de Guatemala .

Esté “hogar seguro” es parte de los lugares de acogida que tienen como objetivo según la pagina del Gobierno de la Secretaria de Bienestar Social “Brindar protección residencial temporal a los niños, niñas y adolescentes comprendidos de 0 a 18 años que hayan sido separados de sus progenitores o tutores a consecuencia de la vulneración de sus derechos, referidos por orden de Juez de Niñez y Adolescencia”

En el caso de “Virgen de la asunción “ debería estar especializado en apoyar a jóvenes y niñez Victimas de violencia física, psicológica y sexual, con discapacidad leve, abandono, niñez en situación de calle, con problemática adictiva, víctimas de trata con fines de explotación sexual comercial, laboral o económica y adopciones irregulares.[1]

La realidad es muy distante de lo que la Secretaria de Bienestar social dice en su sitio web, ya que luego de múltiples denuncias que se han realizado desde hace varios años, se ha podido constatar la violencia sexual, abusos y otros vejámenes a los que eran sometidas las niñas y niños de este Hogar seguro. En el 2016 se reportaron fugas de más de 30 niñas a las cuales se les puso la alerta Alba Kenth, muchas de ellas no se sabe aun su paradero sin embargo no serian las primeras fugas reportadas en el país se estima que más de 127 niños y niñas habían desparecido de estos hogares.

Meses después de ser inaugurado “Virgen de la Asunción” en el 2010 el hogar que tenia la capacidad para 500 niñas y niños fue en creciente sobrepoblación con el paso de los meses y años hoy en el 2017 contaban con alrededor de 800.

La falta de recursos y presupuesto es uno de los problemas que tienen estos hogares, a eso se le suma la falta de personal y el desinterés de las autoridades correspondientes sobre lo que sucede en los centros.

Las denuncias realizadas a este lugar son diversas, en el 2013 una joven de 14 años fue asesinada, en el 2014 uno de los monitores fue señalado de haber cometido abuso sexual y abusos junto a su pareja, ese mismo año el monitor solamente conocido como “Joseph”   fungió como Subdirector Cordinador del Hogar.

Otro caso fue el de un maestro que obligaba a los jóvenes a desnudarse y les tocaba frente a toda la clase, estas y otras denuncias fueron hechas a lo largo de estos años, pero el 8 de Marzo de 2017, la realidad golpeo a la cara a la sociedad guatemalteca, mostrando a través del fuego en los cuerpos de las jóvenes y niñas el punto álgido de la violencia a la que se le puede someter a un ser humano y es quitándoles la vida.

 

“Si aquí nos traen porque sufrimos violencia , aquí venimos a recibir el doble”

El 7 de marzo desde horas de la tarde varias y varios adolescentes y niños intentaron escapar del lugar y luego de que el Presidente Jimmy Morales diera la orden de custodiar y controlar el lugar, varias de las niñas y jóvenes narraron frente algunos medios de comunicación los vejámenes a los que eran sometidas.

“Mi mamá no me tocaba en mi casa, y porque aquí si lo tocan a uno y de una manera sexualmente “ comentaba una de las niñas, esa misma noche también denunciaron como durante el control que realizaba la PNC, varios elementos les agredieron y tocaron.

Encerradas bajo llave

A las 22hrs el representante de la Procuraduría General de la Nación, Jarol Flores dijo que se había logrado resguardar a quienes se habían intentado escapar y que dentro de las instalaciones del Hogar, había orden , y que quienes se habían quedado dentro de las instalaciones estaban bajo protección ya de las autoridades , así también se dijo que quienes habían intentado fugarse se pondrían en un lugar “especial” para mantenerlos custodiados toda la noche para luego al día siguiente ser ubicados nuevamente.

Horas después por la mañana del 8 de marzo se empezó alertar por parte de familiares y otras personas sobre un incendio que se empezó a producir dentro de las instalaciones, después de esto , angustia y zozobra se empezaron a vivir  por quienes  esperaban  noticias  y quienes estaban dentro de las instalaciones .

Luego de esto se empezó a decir que habían muerto 19 niñas, luego la cifra fue aumentando; se denunció por parte de bomberos que atendieron la emergencia dijeron que se les dio poco acceso para poder realizar su trabajo.

Las declaraciones de uno de los jóvenes que logró salir dijo que las niñas habían sido encerradas en una escuela y que las autoridades del Hogar no reaccionaron ante el incendio y tardaron en ayudar a las niñas. Las versiones de cómo inicio el incendio son diversas, las autoridades empezando por el Presidente de la República han sido el de no hacerse responsable de lo sucedido, la respuesta del Gobierno ha sido el de criminalizar a las niñas y jóvenes que murieron así como a quienes aun están luchando por sobrevivir.

Las cifras de las niñas que perdieron la vida en este incendio ha ascendido en los siguientes días llegando a un numero de 40 víctimas, se ha dicho que fue negligencia, sin embargo al escuchar los testimonio de quienes sobrevivieron y de las familias lo que sucedido en el Hogar seguro “Virgen de la Asunción” fue una masacre en donde el culpable es el Estado.

No es la primera vez que en Guatemala ocurre un incendio en donde las víctimas en búsqueda de justicia o de ayuda mueren a manos de las autoridades estatales, y en donde ese Estado culpabiliza a la víctimas , el caso de la Quema de la Embajada de España es un precedente de lo que puede llegar hacer capaz el Estado de Guatemala, en enero de 1980 fueron mujeres y hombres en su mayoría campesinos, que denunciaban las masacres y violaciones que vivían por parte del Ejército de Guatemala en sus comunidades, esta vez fueron jóvenes , niñas quienes denunciaron las violaciones vividas en un centro que debía resguardarlas.

Què hay detrás de todo esto

Ya las denuncias y los testimonios que han salido a luz publica y dejan ver entre líneas lo que sucedía, debajo de las cenizas de la ausencia que dejan hoy quienes murieron y quienes aun están en riesgo está la violencia del Estado en contra de las mujeres, niñas y jóvenes , cuerpos desechables para un sistema que explota sus vidas.

Las investigaciones han iniciado por parte del Ministerio Público en donde se espera dilucidar las responsabilidades, porque estas niñas que hoy no están no fallecieron en un accidente, fueron victimas de vejámenes y de violencia sexual, fueron silenciadas.

Estas practicas de exterminio están a lo largo de nuestra historia, el Estado aplica lo que ya hecho en el pasado, muerte, desapariciones, criminaliza, las culpables siempre son las víctimas por ser mujeres, por ser pobres, por ser indígenas.

“Mis niñas a buscar refugio venían y vinieron solo a morir”

Madres, abuelas, tías, primas, hermanas, son en su mayoría quienes esperan a las afueras de la Morgue y del Instituto de Ciencias Forenses (INACIF) en la ciudad de Guatemala, con los ojos llorosos algunas con la mirada perdida o moviéndose para buscar información pasan las horas hasta que les digan si sus niñas están ahí.

Entre todas se animan e intercambian palabras hasta que les digan algo, o les pasen hacer una prueba de ADN , otras esperan ya los cuerpos ya identificados; las historias son diversas al igual que las edades de las víctimas.

Ana Rubilia Chocoj de 14 años se vino a la ciudad desde Joyabaj , Quiché , ella se encontraba desde hace un mes en el hogar seguro, la familia sabía que ella se encontraba en el lugar, pero fue hasta la noche del 8 de marzo que a través de la radio se enteraron de lo sucedido, su padre Santos Chocoj Morales junto a su esposa vinieron a buscarla en hospitales pero no la encontraron y por ello llegaron hasta la Morgue.

Erika Morales una joven madre, cuenta que su hija de 14 años Fabiola iba a regresar a su casa el 9 de mayo, “ era una niña especial” dice la madre mientras sostiene una fotografía. La historia de madre he hija estaba marcada por la violencia sexual vivida por ambas “ a pesar de que me violaron yo quise tener a mi hija” comenta Erika.

“Somos muy pobres, a mi me dijeron que la dejara , aquí que no viniera a buscarla, pero yo no podía hacer eso porque es mi nena”

Blanca Lidia Martínez   abuela de Gilma y Grindi Martínez llora y espera a los padres de las jóvenes que tenían 15 y 16 años, originarias del departamento de Jutiapa, ellas llegaron al hogar porque habían sido victimas de amenaza en su comunidad y para resguardarlas las habían llevado al hogar “Virgen de la Asunción”

Otras familias les fueron entregados ya los cuerpos de sus hijas, como el caso de Madelyn Patricia Hernández de 14 años quien vivían con su abuela María Antonia García en la zona 7 de la Ciudad de Guatemala, , Madelyn tuvo que irse a vivir al Hogar Seguro, debido que María no podía por su edad y su situación económica hacerse cargo de ella.

Tenia dos meses de haber ingresado , ella contaba el maltrato que recibían en el lugar .

“ Lo que uno ha tenido en un ratito se lo quitan …porque con que me hayan dado esto legalmente no me van a devolver a mi hija, les daban maltrato, entonces ese no era el hogar para ellos, ese no era un lugar seguro, los trataban como que eran animalitos”

Marta una mujer de apariencia fuerte, observa la caja de madera que contiene el cuerpo de su nieta, y denuncia lo que han vivido.

“ Espero justicia, que se haga justicia, porque era su responsabilidad apagar el fuego siento que más lo encendieron…yo la vi el lunes pasado , todavía ese día me dijo que en la audiencia que viene nos vamos… pero con esto que me dan no me van a devolver a mi hija como ya la tenia , porque los responsables eran ellos”

Las familias recibieron cajas para los sepelios de las jóvenes y niñas sin embargo las familias esperan justicia y respuestas, la información aun no esta clara de todos los nombres de las niñas fallecidas, algunas aun se encuentran como XX , otras luchando por su vida en los hospitales, mientras las familias piden información veraz sobre el estado de las menores.

Rabia, tristeza, a provocado esto no solo en las familias de las victimas si no en toda la sociedad guatemalteca, los rostros de las jóvenes y niñas ya empiezan aparecer , ellas eran semillas de sueños, luchando por la vida desde las historias que les toco vivir, el Estado utilizo sus cuerpos y sus vidas, las masacro, las acusa y las criminaliza.

Jóvenes niñas algunas madres desde su temprana edad , invisibles para las fuerzas de poder pero utilizables para satisfacer sus redes de odio, misógina y horror.

Los cuerpos de las mujeres siguen siendo utilizados como botines de guerra en este país que no termina de firmar la paz, porque quienes cometieron el genocidio y los vejámenes vividos en el pasado siguen estando en las estructuras de poder, siguen ejecutando las ordenes o siguen dándolas.

Esta guerra que mata a miles de personas y que se ensaña en el cuerpo de las mujeres año tras año no cesa en el 2016 más de 600 feminicidos ocurridos en el país , la trata de personas también muestra como el 64% de las victimas son mujeres, en el 2016 un informe del fondo de Naciones Unidas para la infancia reporto que cada día al menos 33 niñas/os y mujeres son captados por las redes de trata de personas y alrededor de 48,000 personas son victimas de la trata lo demuestra la vulnerabilidad en se encuentran las mujeres en el país.

Y en esta guerra silenciosa en contra de la población la disputa siguen siendo los territorios desde los bienes naturales, hasta los cuerpos de las mujeres, tener el poder intacto usando los mecanismos que les sean posibles para ello.

A pesar de eso los pueblos, siguen moviéndose para mostrar la verdad, y buscar justicia, las familias de las niñas victimas de esta nueva masacre piden justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

[1] http://www.sbs.gob.gt/?page_id=456