Autor: mujeresixchel01

Amor por la diversidad

 

Miles de personas de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBTI) salieron a las calles   de Ciudad de Guatemala a reinvindicar el derecho amar libremente y el derecho a tener una vida sexual plena.

Denunciaron tambien la discriminación y la violencia que vive la comunidad LGTBI. caminaron en el centro de la ciudad con los colores de la Bandera de la diversidad, con música, globos y muchas sonrisas ; está marcha se realiza en Guatemala desde hace 15 años.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Un hogar del Estado que masacró a niñas

EL 8 de Marzo el día internacional de la mujer , en Guatemala se presento este año la realidad que viven las mujeres y niñas en el país cuando se dio a conocer la noticia de las niñas y jóvenes del Hogar Seguro “Virgen de la asunción” ubicado en San José Pínula, municipio de Guatemala .

Esté “hogar seguro” es parte de los lugares de acogida que tienen como objetivo según la pagina del Gobierno de la Secretaria de Bienestar Social “Brindar protección residencial temporal a los niños, niñas y adolescentes comprendidos de 0 a 18 años que hayan sido separados de sus progenitores o tutores a consecuencia de la vulneración de sus derechos, referidos por orden de Juez de Niñez y Adolescencia”

En el caso de “Virgen de la asunción “ debería estar especializado en apoyar a jóvenes y niñez Victimas de violencia física, psicológica y sexual, con discapacidad leve, abandono, niñez en situación de calle, con problemática adictiva, víctimas de trata con fines de explotación sexual comercial, laboral o económica y adopciones irregulares.[1]

La realidad es muy distante de lo que la Secretaria de Bienestar social dice en su sitio web, ya que luego de múltiples denuncias que se han realizado desde hace varios años, se ha podido constatar la violencia sexual, abusos y otros vejámenes a los que eran sometidas las niñas y niños de este Hogar seguro. En el 2016 se reportaron fugas de más de 30 niñas a las cuales se les puso la alerta Alba Kenth, muchas de ellas no se sabe aun su paradero sin embargo no serian las primeras fugas reportadas en el país se estima que más de 127 niños y niñas habían desparecido de estos hogares.

Meses después de ser inaugurado “Virgen de la Asunción” en el 2010 el hogar que tenia la capacidad para 500 niñas y niños fue en creciente sobrepoblación con el paso de los meses y años hoy en el 2017 contaban con alrededor de 800.

La falta de recursos y presupuesto es uno de los problemas que tienen estos hogares, a eso se le suma la falta de personal y el desinterés de las autoridades correspondientes sobre lo que sucede en los centros.

Las denuncias realizadas a este lugar son diversas, en el 2013 una joven de 14 años fue asesinada, en el 2014 uno de los monitores fue señalado de haber cometido abuso sexual y abusos junto a su pareja, ese mismo año el monitor solamente conocido como “Joseph”   fungió como Subdirector Cordinador del Hogar.

Otro caso fue el de un maestro que obligaba a los jóvenes a desnudarse y les tocaba frente a toda la clase, estas y otras denuncias fueron hechas a lo largo de estos años, pero el 8 de Marzo de 2017, la realidad golpeo a la cara a la sociedad guatemalteca, mostrando a través del fuego en los cuerpos de las jóvenes y niñas el punto álgido de la violencia a la que se le puede someter a un ser humano y es quitándoles la vida.

 

“Si aquí nos traen porque sufrimos violencia , aquí venimos a recibir el doble”

El 7 de marzo desde horas de la tarde varias y varios adolescentes y niños intentaron escapar del lugar y luego de que el Presidente Jimmy Morales diera la orden de custodiar y controlar el lugar, varias de las niñas y jóvenes narraron frente algunos medios de comunicación los vejámenes a los que eran sometidas.

“Mi mamá no me tocaba en mi casa, y porque aquí si lo tocan a uno y de una manera sexualmente “ comentaba una de las niñas, esa misma noche también denunciaron como durante el control que realizaba la PNC, varios elementos les agredieron y tocaron.

Encerradas bajo llave

A las 22hrs el representante de la Procuraduría General de la Nación, Jarol Flores dijo que se había logrado resguardar a quienes se habían intentado escapar y que dentro de las instalaciones del Hogar, había orden , y que quienes se habían quedado dentro de las instalaciones estaban bajo protección ya de las autoridades , así también se dijo que quienes habían intentado fugarse se pondrían en un lugar “especial” para mantenerlos custodiados toda la noche para luego al día siguiente ser ubicados nuevamente.

Horas después por la mañana del 8 de marzo se empezó alertar por parte de familiares y otras personas sobre un incendio que se empezó a producir dentro de las instalaciones, después de esto , angustia y zozobra se empezaron a vivir  por quienes  esperaban  noticias  y quienes estaban dentro de las instalaciones .

Luego de esto se empezó a decir que habían muerto 19 niñas, luego la cifra fue aumentando; se denunció por parte de bomberos que atendieron la emergencia dijeron que se les dio poco acceso para poder realizar su trabajo.

Las declaraciones de uno de los jóvenes que logró salir dijo que las niñas habían sido encerradas en una escuela y que las autoridades del Hogar no reaccionaron ante el incendio y tardaron en ayudar a las niñas. Las versiones de cómo inicio el incendio son diversas, las autoridades empezando por el Presidente de la República han sido el de no hacerse responsable de lo sucedido, la respuesta del Gobierno ha sido el de criminalizar a las niñas y jóvenes que murieron así como a quienes aun están luchando por sobrevivir.

Las cifras de las niñas que perdieron la vida en este incendio ha ascendido en los siguientes días llegando a un numero de 40 víctimas, se ha dicho que fue negligencia, sin embargo al escuchar los testimonio de quienes sobrevivieron y de las familias lo que sucedido en el Hogar seguro “Virgen de la Asunción” fue una masacre en donde el culpable es el Estado.

No es la primera vez que en Guatemala ocurre un incendio en donde las víctimas en búsqueda de justicia o de ayuda mueren a manos de las autoridades estatales, y en donde ese Estado culpabiliza a la víctimas , el caso de la Quema de la Embajada de España es un precedente de lo que puede llegar hacer capaz el Estado de Guatemala, en enero de 1980 fueron mujeres y hombres en su mayoría campesinos, que denunciaban las masacres y violaciones que vivían por parte del Ejército de Guatemala en sus comunidades, esta vez fueron jóvenes , niñas quienes denunciaron las violaciones vividas en un centro que debía resguardarlas.

Què hay detrás de todo esto

Ya las denuncias y los testimonios que han salido a luz publica y dejan ver entre líneas lo que sucedía, debajo de las cenizas de la ausencia que dejan hoy quienes murieron y quienes aun están en riesgo está la violencia del Estado en contra de las mujeres, niñas y jóvenes , cuerpos desechables para un sistema que explota sus vidas.

Las investigaciones han iniciado por parte del Ministerio Público en donde se espera dilucidar las responsabilidades, porque estas niñas que hoy no están no fallecieron en un accidente, fueron victimas de vejámenes y de violencia sexual, fueron silenciadas.

Estas practicas de exterminio están a lo largo de nuestra historia, el Estado aplica lo que ya hecho en el pasado, muerte, desapariciones, criminaliza, las culpables siempre son las víctimas por ser mujeres, por ser pobres, por ser indígenas.

“Mis niñas a buscar refugio venían y vinieron solo a morir”

Madres, abuelas, tías, primas, hermanas, son en su mayoría quienes esperan a las afueras de la Morgue y del Instituto de Ciencias Forenses (INACIF) en la ciudad de Guatemala, con los ojos llorosos algunas con la mirada perdida o moviéndose para buscar información pasan las horas hasta que les digan si sus niñas están ahí.

Entre todas se animan e intercambian palabras hasta que les digan algo, o les pasen hacer una prueba de ADN , otras esperan ya los cuerpos ya identificados; las historias son diversas al igual que las edades de las víctimas.

Ana Rubilia Chocoj de 14 años se vino a la ciudad desde Joyabaj , Quiché , ella se encontraba desde hace un mes en el hogar seguro, la familia sabía que ella se encontraba en el lugar, pero fue hasta la noche del 8 de marzo que a través de la radio se enteraron de lo sucedido, su padre Santos Chocoj Morales junto a su esposa vinieron a buscarla en hospitales pero no la encontraron y por ello llegaron hasta la Morgue.

Erika Morales una joven madre, cuenta que su hija de 14 años Fabiola iba a regresar a su casa el 9 de mayo, “ era una niña especial” dice la madre mientras sostiene una fotografía. La historia de madre he hija estaba marcada por la violencia sexual vivida por ambas “ a pesar de que me violaron yo quise tener a mi hija” comenta Erika.

“Somos muy pobres, a mi me dijeron que la dejara , aquí que no viniera a buscarla, pero yo no podía hacer eso porque es mi nena”

Blanca Lidia Martínez   abuela de Gilma y Grindi Martínez llora y espera a los padres de las jóvenes que tenían 15 y 16 años, originarias del departamento de Jutiapa, ellas llegaron al hogar porque habían sido victimas de amenaza en su comunidad y para resguardarlas las habían llevado al hogar “Virgen de la Asunción”

Otras familias les fueron entregados ya los cuerpos de sus hijas, como el caso de Madelyn Patricia Hernández de 14 años quien vivían con su abuela María Antonia García en la zona 7 de la Ciudad de Guatemala, , Madelyn tuvo que irse a vivir al Hogar Seguro, debido que María no podía por su edad y su situación económica hacerse cargo de ella.

Tenia dos meses de haber ingresado , ella contaba el maltrato que recibían en el lugar .

“ Lo que uno ha tenido en un ratito se lo quitan …porque con que me hayan dado esto legalmente no me van a devolver a mi hija, les daban maltrato, entonces ese no era el hogar para ellos, ese no era un lugar seguro, los trataban como que eran animalitos”

Marta una mujer de apariencia fuerte, observa la caja de madera que contiene el cuerpo de su nieta, y denuncia lo que han vivido.

“ Espero justicia, que se haga justicia, porque era su responsabilidad apagar el fuego siento que más lo encendieron…yo la vi el lunes pasado , todavía ese día me dijo que en la audiencia que viene nos vamos… pero con esto que me dan no me van a devolver a mi hija como ya la tenia , porque los responsables eran ellos”

Las familias recibieron cajas para los sepelios de las jóvenes y niñas sin embargo las familias esperan justicia y respuestas, la información aun no esta clara de todos los nombres de las niñas fallecidas, algunas aun se encuentran como XX , otras luchando por su vida en los hospitales, mientras las familias piden información veraz sobre el estado de las menores.

Rabia, tristeza, a provocado esto no solo en las familias de las victimas si no en toda la sociedad guatemalteca, los rostros de las jóvenes y niñas ya empiezan aparecer , ellas eran semillas de sueños, luchando por la vida desde las historias que les toco vivir, el Estado utilizo sus cuerpos y sus vidas, las masacro, las acusa y las criminaliza.

Jóvenes niñas algunas madres desde su temprana edad , invisibles para las fuerzas de poder pero utilizables para satisfacer sus redes de odio, misógina y horror.

Los cuerpos de las mujeres siguen siendo utilizados como botines de guerra en este país que no termina de firmar la paz, porque quienes cometieron el genocidio y los vejámenes vividos en el pasado siguen estando en las estructuras de poder, siguen ejecutando las ordenes o siguen dándolas.

Esta guerra que mata a miles de personas y que se ensaña en el cuerpo de las mujeres año tras año no cesa en el 2016 más de 600 feminicidos ocurridos en el país , la trata de personas también muestra como el 64% de las victimas son mujeres, en el 2016 un informe del fondo de Naciones Unidas para la infancia reporto que cada día al menos 33 niñas/os y mujeres son captados por las redes de trata de personas y alrededor de 48,000 personas son victimas de la trata lo demuestra la vulnerabilidad en se encuentran las mujeres en el país.

Y en esta guerra silenciosa en contra de la población la disputa siguen siendo los territorios desde los bienes naturales, hasta los cuerpos de las mujeres, tener el poder intacto usando los mecanismos que les sean posibles para ello.

A pesar de eso los pueblos, siguen moviéndose para mostrar la verdad, y buscar justicia, las familias de las niñas victimas de esta nueva masacre piden justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

[1] http://www.sbs.gob.gt/?page_id=456

 

Una lucha por amor y por Justicia- Caso Molina Theissen

thumb_dsc_4097_1024

Cinco militares fueron enviados a juicio en el Caso Molina Theissen

Qué ocurrió

Emma Guadalupe Molina Theissen, tenía 15 años cuando fue detenida ilegalmente por el Ejército de Guatemala el 27 de septiembre de 1981 y fue trasladada a el Cuartel Militar “Manuel Lisandro Barillas”, en Quetzaltenango.

Ahí estuvo 9 días   detenida e incomunicada, durante el tiempo que estuvo recluida en el destacamento fue torturada, golpeada y violada sexualmente por parte de miembros del ejército.

El 5 de octubre logró escaparse por una ventana, Emma siendo una joven estudiante y como muchas personas entre ellas su familia, tenían ideas de cambios, y trabajaban por un país mejor por lo que fueron catalogados por el Estado como “enemigos internos” “subversivos”, teniendo ante esto que enfrentar la represión y violencia del Estado de Guatemala.

El 6 de Octubre de 1981 agentes de la G2 del Ejército de Guatemala detuvieron y desaparecieron forzosamente al niño Marco Antonio Molina Theissen de 14 años de edad que estudiaba 3º Básico. A partir de ese momento su familia empezó a la búsqueda de su paradero y la búsqueda de justicia.

thumb_dsc_3789_1024

Después de 35 años

El 2 de Marzo el Juzgado de Mayor Riesgo C, precedido por el Juez Víctor Herrera envío a juicio Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, Manuel Antonio Callejas Callejas por los delitos contra deberes de humanidad, violación con agravación de la pena y desaparición forzada. Mientras que Francisco Luis Gordillo Martínez y Ediberto Letona Linares por los delitos de deberes contra la humanidad y violación con agravación de la pena.

La resolución llega después de un proceso en donde la familia Molina Theissen ha estado luchando por la búsqueda de justicia el Ministerio público presentó más de 300 pruebas.

thumb_dsc_3990_1024

Está familia conformada principalmente por mujeres que con su vida y fuerza han luchado por encontrar a Marco Antonio y por obtener justicia.

“ Que me entreguen los restos de mi hijo, donde los dejaron y que paso con él…Estoy satisfecha con lo que se ha logrado y les agradezco a mis hijas porque ha sido una lucha enorme de toda una vida 35 años, vamos adelante, la energía poca que me queda está dedicada a él para lograr justicia tanto para mi hijo como para Guatemala”

Dijo Emma Theissen madre de Marco Antonio que junto a dos de sus hijas Lucrecia y María Eugenia quienes se abrazaban llorando luego de la resolución emitida.

Como Marco Antonio existen 45,000 desparecidos en el país y miles de personas más que sufrieron la represión a manos del Estado de Guatemala.

thumb_dsc_4111_1024

“ Hay leyes , hay derechos que deben de ser garantizados por el Estado sin importar la situación del país , hubiera guerra o no el Estado está obligado por medio de sus agentes a garantizar y respetar la vida de todas las personas, ayer, ahora, mañana y siempre esto se impuso con la resolución del juez…se ha aducido que se hizo para defender la soberanía del país pero en ninguna ley de ningún país esta permitido defender la soberanía matando a su propia población , despareciendo, torturando, violando mujeres, hay hechos que jamás deben de volver a repetirse” (Lucrecia Molina Theissen)

Justicia y respuestas es lo que esperan los corazones de la familia Theissen. “Es una lucha por la dignidad, la dignidad no, nos la pueden arrebatar, es una lucha por el amor a Guatemala y por el amor nuestro hermano, el amor a nuestros seres queridos, que fueron maltratados, asesinados, desaparecidos, torturados, es una lucha contra injustica y contra la mentira, es una lucha para que en Guatemala cambien algo” (Lucrecia Molinta Theissen)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ni Una menos – Guatemala

thumb_dsc_8302_1024

En Ciudad de Guatemala como en otros lugares del país  como Quetzaltenango, Panajachel, Antigua Guatemala  se sumaron a las movilaciones que se dieron en varios países  para denunciar la violencia contra las mujeres y los feminicidios que ocurren en el país y en Latinoamerica.

Con pancartas  y  consignas gritaron en la Ciudad de Guatemala en las dos jornadas de manifestacion “Vivas Las Queremos” “No más feminicidios” así tambien se denunció la la violencia sexual contra mujeres y niñas, los embarazos forzados, el acoso sexual callejero.

En Guatemala en lo que va del año 2016 han sido asesinadas más de 500 mujeres. Las luchas por los derchos de las mujeres han logrado legislar una ley contra el feminicidio sin embargo la violencia contra las mujeres aún es un problema grave.

En esta jornada de denuncia las mujeres  reinvindicaron sus derechos pero sobre todo el derecho a tener una vida digna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Juana y la búsqueda de Moíses – Diario Militar

thumb_DSC_8937_1024

En Mayo se conmemora la aparición del Diario Militar o llamado también el dosier de la muerte,

Cada 20 de mayo   se conmemora su aparición pública , que documenta a 183 personas guatemaltecas, las cuales fueron detenidas y desaparecidas por los órganos represivos del estado de Guatemala  durante los años de 1983 a 1985.

Dentro de este Diario se encuentra la historia de Moisés Saravia López quien era originario de San Martín Jilotepéque de la aldea Las Venturas en el departamento de Chimaltenango.

Moisés era agricultor pero también era Alcalde Auxiliar de su comunidad Moisés debido a su conciencia social estaba organizado en el movimiento revolucionario.

La vida de Moisés transcurría al lado de su Esposa Juana Camey juntos tuvieron 8 hijos de los cuales también 2 fueron desparecidos, María Julia de 17 años y Nazario de 18.

thumb_DSC_8607_1024

“No hay que parar de buscar aunque sea muerto o vivo pero debemos encontrarlos”

El 11 de marzo de 1984 fue detenido desparecido Moisés Saravia esto según la información que se encuentra en el Diario Militar donde está registrado bajo el No Y-88. El día que desapareció Doña Juana cuenta que el salió hacer unas compras sin saber que ya no regresaría a partir de ahí inicio su búsqueda que duro 32 años antes de poder volverse a reencontrar.

thumb_DSC_8824_1024

Juana comenta como lucho por su familia para poder sobrevivir y no paró de buscar a Moisés y sus hijos, ella sola   empezó la búsqueda viajo a la Ciudad de Guatemala y lucho por encontrarlo posterior a eso su hija más pequeña Maribel sigui luchando por dar con el paradero de su padre.

Y en el 2003 fue encontrado el cuerpo de Moisés su osamenta estaba en una fosa común en un destacamento militar de Comalapa en ese mismo lugar fue encontrarlo los restos de dos personas más que aparecen en el Diario Militar Amancio Samuel Villatoro y Saúl Linares.

En el 2012 mediante la prueba de ADN fue identificado, pero hasta el 2 de abril de 2016   la familia pudo darle un digno adiós al inhumarlo en el en el camposanto Las Colinas

Juana se siente tranquila al saber donde se encuentra su esposo

“ Yo se donde se quedo ahora, se donde esta su cuerpo ni su cuerpo solo los huesitos… pero me siento alegre de que ya no esta tirado y esta guardado su espíritu esta ya con nosotros”

La búsqueda de la familia continua por encontrar a los dos hermanos que fueron desparecidos, la lucha de esta familia a sido presidida por Juana y por su hija pequeña, juntas han luchado hasta encontrarlo.

Muchas familias siguen esperando noticias de sus familiares y el Diario Militar es la muestra del control y la represión que el Estado tenía en contra de mujeres y hombres campesinos, estudiantes, trabajadores que buscaban un mejor futuro para el país.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los rostros del agua

thumb_DSC_9246_1024

Desde el 11 de abril 2016 cientos de hombres, mujeres, niñas, niños y ancianos salieron desde sus comunidades situadas al norte y al sur del país ellas caminaron bajo el sol y el calor , durante su recorrido se detuvieron a observar y constatar como el agua un bien natural comunitario esta siendo utilizado por empresas extractivas y otras empresas que explotan y monopolizan el agua.

thumb_DSC_9661_1024

Las comunidades que caminaron  por la vida el agua y el territorio han permanecido siempre en resistencia. los pueblos indígenas han estado en constante lucha en contra de las mineras e hidroeléctricas que junto con el Estado las han criminalizado , amenazado y perseguido por defender su vida y sus derechos .

thumb_DSC_9303_1024

El 22 de abril llegaron a la ciudad los rostros del agua para inundar las calles de fuerza y   de energía como un río y una marea en los ojos, manos, pies y bocas las caminantes movieron el cemento de esta ciudad dormida.

Las fuerzas ancestrales de los pueblos llenaron de esperanza   los cantaros del pueblo que no cesa en seguir luchando para que los bienes naturales sean respetados el territorio y el agua son vitales y son propiedad de los pueblos y no de las empresas que pretenden monopolizar y privatizar la fuerza de la naturaleza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Río Negro – La luz de la Sangre

thumb_DSC_5851_1024

La hidroeléctrica Chixoy se encuentra asentada en la confluencia de los departamentos de Alta Verapaz, Baja Verapaz y El Quiché. Dentro de esta gran construcción se encuentra la historia de personas que murieron a manos del Ejército de Guatemala y comunidades enteras que fueron desalojados de sus territorios.

“Nos quitaron nuestra tierra”

La construcción de la hidroeléctrica dentro de los terrenos de las comunidades que vivían en la ribera del río Chixoy, fue promovida por el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) en 1975. Era descrita como “ ‘la obra más grande del hombre en Centroamérica’, para solucionar el problema de energía eléctrica del país, bajo el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y del Banco Mundial. El plan contempló la inundación de más de 50 kilómetros a lo largo del río y algunos afluentes, lo cual afectaría a cerca de 3,445 personas de las comunidades asentadas en los márgenes”[1].

Aquí fue donde empezaron los atropellos para la población de Río Negro. Se negaban a salir del lugar debido a que la empresa quería reasentar a la población en Pacux, una comunidad que no tenia un buen terreno para la agricultura y la vida.

thumb_DSC_5724_1024

En 1980 inició la violencia de la empresa hidroeléctrica y el Estado de Guatemala cuando fueron asesinados cuatro lideres de Río Negro con la excusa de que estaban molestando a personal del INDE; posterior a ello el INDE solicitó una reunión con dos líderes de Río Negro para entablar reuniones de diálogo entre la comunidad y la hidroeléctrica. Se les citó en las instalaciones de esta, sin embargo ellos nunca regresaron después de esta reunión y fueron encontrados asesinados en Baja Verapaz.

El 13 de febrero de 1982 trescientos habitantes de Río negro fueron torturados y masacrados por parte del Ejército de Guatemala y paramilitares en la comunidad de Xocox. Dominga Chen logró escapar de esta masacre y regresó a Río Negro a contar lo sucedido y la población huyó hacia las montañas aledañas. El ejército amenazó entonces a las mujeres de la comunidad diciéndoles que si no aparecían los hombres ellas serían las próximas en morir y así lo cumplieron un mes después.

El 13 de marzo de 1982

El ejército de Guatemala junto con paramilitares saqueó la comunidad de Río Negro con la excusa de que los hombres de las familias estaban en la guerrilla, reunieron entonces a las mujeres, niños, niñas y ancianos.

A las mujeres las amarraron del cuello y las manos y fueron obligadas a caminar al cerro de Pocoxom a 3 kilómetros cuesta arriba de la comunidad sin agua y sin alimentos. Antes de asesinarlas las violaron sexualmente. Niños y niñas en su mayoría también fueron asesinados.

thumb_DSC_5986_1024

Al llegar al cerro de Pacoxom, los patrulleros y soldados escarbaron una fosa y procedieron a matar a las personas de Río Negro que se encontraban presentes. Ahorcaron a varias personas usando palos o lazos y a otras las mataron con machetes o disparándoles. Mataron a los bebés y a los niños con machetes, agarrándolos de los pies o del pelo para lanzarlos contra las piedras o los árboles hasta que perdieran la vida, o también amontonándolos en pequeños grupos para dispararles a todos juntos. Los cadáveres de las personas masacradas fueron tirados a una quebrada cercana o a una fosa que los patrulleros y soldados habían cavado, la cual posteriormente cubrieron con piedras y ramas.[2]

Durante esta masacre mataron a 70 mujeres y 107 niños. Posterior a esto las y los sobrevivientes de la comunidad siguieron sufriendo persecusción y fueron masacradas 171 personas más ese mismo año.

Algunas personas sobrevivientes fueron a Pacux sin embargo este lugar no permitía tener cultivos, era prácticamente una aldea modelo implementada en esos años por el Ejército de Guatemala en donde mucha población murió de enfermedad y hambre.

Actualmente siguen viviendo personas de Río Negro en esta comunidad, la violencia contra la población Achi durante esta época fue atroz y el interés de una hidroeléctrica se sobrepuso sobre la vida de las personas.

El caso logro ser llevado a la Corte Interamericana de Derechos humanos en donde se pedía sentenciar al Estado de Guatemala y a quienes financiaron el proyecto: el Banco interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial. Se pidió resarcir a las personas sobrevivientes, sin embargo, esto no ha llegado del todo a las victimas que aun viven en Río Negro y en Pacux en condiciones precarias y de pobreza.

Cada 13 de marzo la comunidades de Río Negro y Pacux se reúnen en el cerro de Pocoxom a conmemorar la masacre vivida por las mujeres y recordar como fueron desalojados de sus comunidades y como cientos de personas murieron asesinadas por los intereses de una empresa que construyó una hidroeléctrica.

thumb_DSC_6081_1024

Durante esta conmemoración se acampa en el lugar se hacen ceremonias mayas y la gente convive, los hombres y mujeres mayores cuentan lo sucedido, la noche cae en Pocoxom el fuego dura toda la noche y madrugada, las montañas lloran se escucha su llanto durante el camino.

Abajo del agua y del paisaje imponente de la represa se encuentran alrededor de 25 comunidades sumergidas por el embalse, muchas otras comunidades perdieron el acceso a agua.

thumb_DSC_5973_1024

La conmemoración es necesaria tanto como el resarcimiento y la justicia, la comunidad de Río Negro sigue esperando. Es necesaria la reparación pero también es necesario no olvidar.

Han pasado 33 años y la situación no cambia en el país, el despojo a los pueblos por megaproyectos como hidroeléctricas y minería sigue generando violencia y criminalizando, es por ello que es necesario construir la memoria colectiva para que no sigan sucediendo estos hechos.

La vida continúa en Río Negro y entre los cerros y el cemento se sigue contando la historia de quienes perdieron su vida, para tener un “desarrollo” impuesto y una hidroeléctrica que genera luz pero que en sus raíces fue construida con sangre y dolor del pueblo achí.

Ese 13 de marzo mataron vida y sueños la fuerza de las mujeres masacradas en Pocoxom saluda a quienes las conmemoran y, bajo el amanecer, abraza a sus familiares que las recuerdan, los niños juegan para recordar que a pesar del terror la vida se mantiene firme frente a la muerte que quisieron sembrar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

[1] http://raulfigueroasarti.blogspot.com/2012/03/masacre-y-eliminacion-de-la-comunidad.html

[2] http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/resumen_250_esp.pdf

 

Mujeres que trabajan por la justicia y por la memoria

DSC_0963-001

Durante los treinta y seis años de guerra interna vivida en Guatemala, la población sufrió violaciones a los derechos humanos en diversas formas. La guerra trajo consigo la represión del Estado de Guatemala que se vio materializada en desapariciones forzadas, masacres en comunidades indígenas enteras, asesinatos, violencia sexual, desplazamiento interno, exilio y persecución, entre otras vejámenes.

DSC_5060

En el proceso de búsqueda de justicia, miles de mujeres han estado al frente reivindicando la memoria y, también, contando lo que pasó y sigue pasando en sus comunidades. Su voz ha sido un aporte para la memoria colectiva y abre las puertas a muchas otras mujeres.

thumb_DSC_3079_1024

Las mujeres han dado su cuerpo como testimonio, han roto el miedo, el silencio y los prejuicios; se han mantenido en la búsqueda de familiares aún desaparecidos, luchando por acceder a la justicia y mostrar la verdad.

DSC_1488

Han salido a la calle, se han puesto de pie frente a la justicia para señalar a los culpables y nos han mostrado la realidad de toda una sociedad. Gracias a esas voces se han logrado sentencias contra el Genocidio vivido en el país, visibilizando la lucha del pueblo ixil. También gracias a su grito se ha juzgado la violencia y esclavitud sexual y doméstica que vivieron las mujeres mayas q´eqch´i durante la guerra, logrando una sentencia condenatoria en el caso de Sepur Zarco.

thumb_DSC_4094_1024

Hay otras luchas que se siguen librando: la resistencia para no olvidar y la necesidad de seguir nombrando lo sucedido hasta obtener justicia. Son las mujeres, las niñas, las abuelas, las que junto a sus comunidades han luchado por la vida.

Ellas han trabajado para poder lograr justicia, no solo para sus comunidades sino para todo el país.

En sus rostros encontramos su fuerza, las mujeres han roto el silencio y son referentes para otras mujeres que siguen hoy tratando de encontrar el camino a la justicia.

DSC_3863

En un país donde se sigue negando la violencia de Estado, sus voces son imprescindibles para otras mujeres que trabajan y luchan por la justicia.

La verdad sigue surgiendo de la tierra pero también de la voz de las mujeres. De su voz sale la luz de la verdad, ellas cantan para romper la barreras impuestas, portan en sus manos las fotos de sus familiares, los nombres de las abuelas y abuelos que ya no están, llevan flores a los campos cubiertos de huesos, ellas los buscaron hasta encontrarlos, tienen la fuerza de la vida y de los cerros en sus manos, en sus ojos que brillan en la oscuridad, que desploman el terror para recordarnos la ternura.

Ellas nos muestran nuestra memoria y nuestra verdad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sepur Zarco- Reparación digna para las mujeres

thumb_DSC_4358_1024

Mujeres mayas q´eqch´i lograron sentencias condenatorias en contra dos de los responsables de las violaciones sexuales y esclavitud de la cual fueron víctimas a manos del Ejército de Guatemala.

El Tribunal de Mayor Riesgo “A” sentenció a los dos acusados en este proceso a 30 años por los delitos contra los deberes de humanidad.   Al Teniente Coronel Steelmer Reyes Girón, quien dirigía el Destacamento Militar de Sepur Zarco, se le condenó a 120 años y al comisionado militar Hediberto Valdez Asij se le encontró culpable de los delitos de contra deberes de la humanidad y desaparición forzada y se le sentenció a 240 años de prisión inconmutables.

El dos de marzo, el Tribunal de Mayor Riesgo “A”, basado en las peticiones de las mujeres q´eqchís y querellantes del proceso, dictó 18 medidas de reparación a las víctimas y para la comunidad de Sepur Zarco.

En relación a la reparación individual se fijó que el acusado, Teniente Coronel Esteelmer Reyes Girón, deberá pagar la cantidad de Q500 mil para cada víctima de violencia y esclavitud sexual y doméstica y Hediberto Valdez Asij deberá pagar Q250 mil para familiares de víctimas de desaparición forzada. También se dictaron medidas para que el Ministerio Público continúe con la investigación para seguir en la búsqueda de las personas desaparecidas de Sepur Zarco y las comunidades vecinas.

Otras de las medidas será instalar un Centro de Salud en la comunidad de Sepur Zarco, así como el mejoramiento de las escuelas de las comunidades afectadas. Parte de esta medida se cumplirá al instalar un centro bilingüe de educación media para niñas y mujeres, además de becas de estudio en los tres niveles. Dentro de las resoluciones de educación se ordenó que los libros de texto deban contener la historia del Caso de las mujeres de Sepur Zarco.

Con respecto a la legalización de las tierras que las familias q´eqch´i estaban tramitando en el momento en que fueron violentados por el ejército de Guatemala, el Tribunal ordenó que estos trámites deban continuar ante el actual Fondo de Tierras para beneficio de las mujeres sobrevivientes.

La realización de un documental sobre el caso es otra de las medidas que el tribunal resolvió. También se estableció que la sentencia del juicio sea traducida a los 24 idiomas que se hablan en el país. Otra de las reparaciones importantes fue que las organizaciones querellantes deben iniciar el trámite para establecer el día 26 de febrero como el día de las víctimas de violencia, esclavitud sexual y servidumbre doméstica.

Al municipio de El Estor se le solicita que se construya un monumento que refleje la lucha de justicia de las mujeres de Sepur Zarco.

En el caso de desaparición forzada el tribunal ordenó a las organizaciones querellantes que realicen gestiones ante el Congreso de la República sobre la ley de desaparición forzada.

Para el Ministerio de Defensa Nacional se solicitó que en los cursos de formación militar se incluya los cursos de Derechos Humanos de las mujeres y legislación de prevención de la violencia contra la mujer.

thumb_DSC_4384_1024

Las medidas de reparación digna hacía las mujeres sobrevivientes son parte del proceso de justicia, las mujeres q´eqch´i, quienes nuevamente estuvieron en la sala de audiencias, expresaron su satisfacción por la sentencia y por las medidas resueltas.

Demecia Yat resaltó la importancia del proceso que servirá a muchas otras mujeres, pero también invitó a romper el silencio y a que la lucha por la justicia continúe:

“Es difícil este camino pero lo logramos entre todas… e insisto en que otras mujeres se levanten, no solo nosotras hemos sufrido la violencia del conflicto armado, sino que hay otras mujeres en Guatemala, que no tengan miedo, que nosotras nos levantemos que no nos quedemos calladas, con todo el sufrimiento… en ningún momento estamos mintiendo de lo que vivimos por eso nos trajo hasta acá nuestra historia”

Con las medidas resueltas las querellantes enfatizan que se garantiza generar un proyecto de vida para las niñas y mujeres de la comunidad de Sepur Zarco y las comunidades aledañas.

El juicio Sepur Zarco es histórico en el país y nivel mundial, las mujeres mayas q´eqch´i marcaron un precedente su lucha y su voz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Reconociendo la verdad de la voz de las mujeres -Sepur Zarco

thumb_DSC_4094_1024

Mujeres mayas q´eqch´is lograron que un Tribunal guatemalteco reconociera la violencia y esclavitud sexual que ellas y otras mujeres sufrieron por el Ejército de Guatemala así como de la violencia cometida en comunidades de Alta Verapaz y el Estor Izabal.

En un juicio histórico que duro 26 , días el Tribunal de Mayor Riesgo “A” sentenció a los dos acusados en este proceso a 30 años por los delitos contra los deberes de humanidad.   En el Caso del Teniente Coronel Steelmer Reyes Girón quien dirijía el Destacamento Militar de Sepur Zarco se le encontró culpable del asesinato de Dominga Coc y sus hijas Anita y Hermelinda, condenándole a 90 años por los asesinatos lo que le da una totalidad de 120 años.

thumb_DSC_3706_1024

A el Comisionado Militar Hediberto Valdez Asij se le encontró culpable de los delitos de contra deberes de la humanidad y desaparición forzada y se le sentencio a 240 años de prisión inconmutables

thumb_DSC_3734_1024

El destacamento militar de Sepur Zarco, durante la guerra interna en Guatemala sirvió como un centro de recreación y descanso para los elementos del ejército fue ahí que en los años de 1982 y 1986 que mujeres Q`eqchi`s fueron víctimas de violencia y esclavitud sexual a manos del Ejército de Guatemala, quienes desaparecieron y asesinaron a sus esposos y destruyeron sus bienes, siendo posteriormente desplazadas para convertirlas en esclavas domésticas y sexuales lo que duraría meses y hasta años.

El tribunal hizo énfasis en que para esta sentencia fueron de suma importancia los testimonios de las mujeres sobrevivientes. Así también reconoce que los hombres de las comunidades afectadas que fueron desaparecidos forzosamente eran campesinos que únicamente estaban organizándose para regular sus tierras.

“Los juzgadores creemos firmemente en los testimonios de las mujeres que fueron violadas en Sepur Zarco”

thumb_DSC_3854_1024

Además que dijeron que era importante reconocer los hechos sucedidos, para empezar a sanar.

“Al concluir con nuestro análisis los juzgadores expresamos que creemos firmemente en reconocer la verdad, ayuda a sanar las heridas del pasado, haciendo conciencia que este tipo de hechos no debe de volver a repetirse, porque el pueblo de Guatemala desea vivir en paz”

Dentro de la sentencia se reconoce que las constantes violaciones sexuales hacia las mujeres tenían como objetivo destruir a la población.

“El profanar los cuerpos de las mujeres también constituyo una profanación hacia la comunidad y se convirtió a las mujeres en objetivo de guerra , para lograr la aniquilación de quienes consideraban sus enemigos, en tanto que la servidumbre domestica también llevo al sometimiento de las mujeres de las personas consideradas como enemigas”

El tribunal también habló sobre como estos delitos dejan una pena irreparable en las víctimas, además de las secuelas que tienen la violencia sexual en la vida de las mujeres, reconocieron el temor de las y los testigos por lo sufrido.

thumb_DSC_4221_1024

Durante más de 34 años lucharon las mujeres mayas q´eqch´is para mostrar la verdad de sus cuerpos , y la de sus comunidades.

Sepur Zarco es la muestra de lo que la violencia de Estado dejó en el cuerpo de las mujeres, logrando al dar sus testimonios vencer el miedo y el silencio impuesto a la sociedad Guatemalteca

Ellas con sus voces lograron marcar un precedente en la memoria colectiva, y en la historia del país.

“Estamos aquí abriendo camino para muchas mujeres que han sufrido de violación y masacres, no solo nosotros del pueblo q´eqch´i también otras comunidades del país, queremos que ellas también sigan adelante ”[1]

thumb_DSC_4176_1024

Rigoberta Menchú Premio Nobel de la Paz, se abraza con una de las sobrevivientes al terminar la sentencia.

Esto dijo una de las mujeres mayas q´eqch´is que son quienes   después de esta larga espera, desean ver justicia no solo en sus comunidades si no en otras comunidades del país que vivieron los vejámenes cometidos por el Estado de Guatemala durante la Guerra interna que duro 36 años.

Es con esta sentencia que se abre muchas posibilidades para otras mujeres , los pueblos siguen desenterrando la verdad de la tierra, las mujeres siguen hablando desde sus cuerpos para lograr mostrar la verdad que se ha vivido, para obtener justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[1] Entrevista realizada posterior a la sentencia el 26 de febrero por Noticiero Guatevision.