Río Negro – La luz de la Sangre

thumb_DSC_5851_1024

La hidroeléctrica Chixoy se encuentra asentada en la confluencia de los departamentos de Alta Verapaz, Baja Verapaz y El Quiché. Dentro de esta gran construcción se encuentra la historia de personas que murieron a manos del Ejército de Guatemala y comunidades enteras que fueron desalojados de sus territorios.

“Nos quitaron nuestra tierra”

La construcción de la hidroeléctrica dentro de los terrenos de las comunidades que vivían en la ribera del río Chixoy, fue promovida por el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) en 1975. Era descrita como “ ‘la obra más grande del hombre en Centroamérica’, para solucionar el problema de energía eléctrica del país, bajo el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y del Banco Mundial. El plan contempló la inundación de más de 50 kilómetros a lo largo del río y algunos afluentes, lo cual afectaría a cerca de 3,445 personas de las comunidades asentadas en los márgenes”[1].

Aquí fue donde empezaron los atropellos para la población de Río Negro. Se negaban a salir del lugar debido a que la empresa quería reasentar a la población en Pacux, una comunidad que no tenia un buen terreno para la agricultura y la vida.

thumb_DSC_5724_1024

En 1980 inició la violencia de la empresa hidroeléctrica y el Estado de Guatemala cuando fueron asesinados cuatro lideres de Río Negro con la excusa de que estaban molestando a personal del INDE; posterior a ello el INDE solicitó una reunión con dos líderes de Río Negro para entablar reuniones de diálogo entre la comunidad y la hidroeléctrica. Se les citó en las instalaciones de esta, sin embargo ellos nunca regresaron después de esta reunión y fueron encontrados asesinados en Baja Verapaz.

El 13 de febrero de 1982 trescientos habitantes de Río negro fueron torturados y masacrados por parte del Ejército de Guatemala y paramilitares en la comunidad de Xocox. Dominga Chen logró escapar de esta masacre y regresó a Río Negro a contar lo sucedido y la población huyó hacia las montañas aledañas. El ejército amenazó entonces a las mujeres de la comunidad diciéndoles que si no aparecían los hombres ellas serían las próximas en morir y así lo cumplieron un mes después.

El 13 de marzo de 1982

El ejército de Guatemala junto con paramilitares saqueó la comunidad de Río Negro con la excusa de que los hombres de las familias estaban en la guerrilla, reunieron entonces a las mujeres, niños, niñas y ancianos.

A las mujeres las amarraron del cuello y las manos y fueron obligadas a caminar al cerro de Pocoxom a 3 kilómetros cuesta arriba de la comunidad sin agua y sin alimentos. Antes de asesinarlas las violaron sexualmente. Niños y niñas en su mayoría también fueron asesinados.

thumb_DSC_5986_1024

Al llegar al cerro de Pacoxom, los patrulleros y soldados escarbaron una fosa y procedieron a matar a las personas de Río Negro que se encontraban presentes. Ahorcaron a varias personas usando palos o lazos y a otras las mataron con machetes o disparándoles. Mataron a los bebés y a los niños con machetes, agarrándolos de los pies o del pelo para lanzarlos contra las piedras o los árboles hasta que perdieran la vida, o también amontonándolos en pequeños grupos para dispararles a todos juntos. Los cadáveres de las personas masacradas fueron tirados a una quebrada cercana o a una fosa que los patrulleros y soldados habían cavado, la cual posteriormente cubrieron con piedras y ramas.[2]

Durante esta masacre mataron a 70 mujeres y 107 niños. Posterior a esto las y los sobrevivientes de la comunidad siguieron sufriendo persecusción y fueron masacradas 171 personas más ese mismo año.

Algunas personas sobrevivientes fueron a Pacux sin embargo este lugar no permitía tener cultivos, era prácticamente una aldea modelo implementada en esos años por el Ejército de Guatemala en donde mucha población murió de enfermedad y hambre.

Actualmente siguen viviendo personas de Río Negro en esta comunidad, la violencia contra la población Achi durante esta época fue atroz y el interés de una hidroeléctrica se sobrepuso sobre la vida de las personas.

El caso logro ser llevado a la Corte Interamericana de Derechos humanos en donde se pedía sentenciar al Estado de Guatemala y a quienes financiaron el proyecto: el Banco interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial. Se pidió resarcir a las personas sobrevivientes, sin embargo, esto no ha llegado del todo a las victimas que aun viven en Río Negro y en Pacux en condiciones precarias y de pobreza.

Cada 13 de marzo la comunidades de Río Negro y Pacux se reúnen en el cerro de Pocoxom a conmemorar la masacre vivida por las mujeres y recordar como fueron desalojados de sus comunidades y como cientos de personas murieron asesinadas por los intereses de una empresa que construyó una hidroeléctrica.

thumb_DSC_6081_1024

Durante esta conmemoración se acampa en el lugar se hacen ceremonias mayas y la gente convive, los hombres y mujeres mayores cuentan lo sucedido, la noche cae en Pocoxom el fuego dura toda la noche y madrugada, las montañas lloran se escucha su llanto durante el camino.

Abajo del agua y del paisaje imponente de la represa se encuentran alrededor de 25 comunidades sumergidas por el embalse, muchas otras comunidades perdieron el acceso a agua.

thumb_DSC_5973_1024

La conmemoración es necesaria tanto como el resarcimiento y la justicia, la comunidad de Río Negro sigue esperando. Es necesaria la reparación pero también es necesario no olvidar.

Han pasado 33 años y la situación no cambia en el país, el despojo a los pueblos por megaproyectos como hidroeléctricas y minería sigue generando violencia y criminalizando, es por ello que es necesario construir la memoria colectiva para que no sigan sucediendo estos hechos.

La vida continúa en Río Negro y entre los cerros y el cemento se sigue contando la historia de quienes perdieron su vida, para tener un “desarrollo” impuesto y una hidroeléctrica que genera luz pero que en sus raíces fue construida con sangre y dolor del pueblo achí.

Ese 13 de marzo mataron vida y sueños la fuerza de las mujeres masacradas en Pocoxom saluda a quienes las conmemoran y, bajo el amanecer, abraza a sus familiares que las recuerdan, los niños juegan para recordar que a pesar del terror la vida se mantiene firme frente a la muerte que quisieron sembrar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

[1] http://raulfigueroasarti.blogspot.com/2012/03/masacre-y-eliminacion-de-la-comunidad.html

[2] http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/resumen_250_esp.pdf

 

Anuncios

One comment

  1. Muy interesante la información, pero debo considerar que a muchas personas no les agrada oír esto. Muchas felicitaciones y a difundir esta cruel historia que esta presente en todo nuestro ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s