Mujeres que trabajan por la justicia y por la memoria

DSC_0963-001

Durante los treinta y seis años de guerra interna vivida en Guatemala, la población sufrió violaciones a los derechos humanos en diversas formas. La guerra trajo consigo la represión del Estado de Guatemala que se vio materializada en desapariciones forzadas, masacres en comunidades indígenas enteras, asesinatos, violencia sexual, desplazamiento interno, exilio y persecución, entre otras vejámenes.

DSC_5060

En el proceso de búsqueda de justicia, miles de mujeres han estado al frente reivindicando la memoria y, también, contando lo que pasó y sigue pasando en sus comunidades. Su voz ha sido un aporte para la memoria colectiva y abre las puertas a muchas otras mujeres.

thumb_DSC_3079_1024

Las mujeres han dado su cuerpo como testimonio, han roto el miedo, el silencio y los prejuicios; se han mantenido en la búsqueda de familiares aún desaparecidos, luchando por acceder a la justicia y mostrar la verdad.

DSC_1488

Han salido a la calle, se han puesto de pie frente a la justicia para señalar a los culpables y nos han mostrado la realidad de toda una sociedad. Gracias a esas voces se han logrado sentencias contra el Genocidio vivido en el país, visibilizando la lucha del pueblo ixil. También gracias a su grito se ha juzgado la violencia y esclavitud sexual y doméstica que vivieron las mujeres mayas q´eqch´i durante la guerra, logrando una sentencia condenatoria en el caso de Sepur Zarco.

thumb_DSC_4094_1024

Hay otras luchas que se siguen librando: la resistencia para no olvidar y la necesidad de seguir nombrando lo sucedido hasta obtener justicia. Son las mujeres, las niñas, las abuelas, las que junto a sus comunidades han luchado por la vida.

Ellas han trabajado para poder lograr justicia, no solo para sus comunidades sino para todo el país.

En sus rostros encontramos su fuerza, las mujeres han roto el silencio y son referentes para otras mujeres que siguen hoy tratando de encontrar el camino a la justicia.

DSC_3863

En un país donde se sigue negando la violencia de Estado, sus voces son imprescindibles para otras mujeres que trabajan y luchan por la justicia.

La verdad sigue surgiendo de la tierra pero también de la voz de las mujeres. De su voz sale la luz de la verdad, ellas cantan para romper la barreras impuestas, portan en sus manos las fotos de sus familiares, los nombres de las abuelas y abuelos que ya no están, llevan flores a los campos cubiertos de huesos, ellas los buscaron hasta encontrarlos, tienen la fuerza de la vida y de los cerros en sus manos, en sus ojos que brillan en la oscuridad, que desploman el terror para recordarnos la ternura.

Ellas nos muestran nuestra memoria y nuestra verdad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s