Ellos abusaron de mí- Sepur Zarco

CCR

Fotografía-Cristina Chiquin Mujeres Ixchel

El ejército utilizó la violación sexual contra las mujeres como arma de guerra. Las violaciones sexuales, perpetradas en forma masiva, múltiple y con extrema crueldad, fueron dirigidas en forma indiscriminada hacia las mujeres de las comunidades que fueron señaladas como objetivo de la contrainsurgencia. Un entretejido de opresiones, de clase, género y etnia, dejaron como resultado uno de los capítulos más ominosos de violencia contra las mujeres en Guatemala[1]

La sala de vistas de la Corte Suprema de Justicia esta albergando el Juicio del caso Sepur Zarco en donde 15 mujeres mayas q´eqch´is dieron su testimonio y han luchado por que se juzgue la violencia y esclavitud sexual   que vivieron a manos del ejército de Guatemala.

Los hechos ocurrieron en 1982 y 1983 en donde población de comunidades de Izabal y Alta Verapaz fueron víctimas de hechos de represión y violaciones de derechos humanos cometidas por el ejército de Guatemala.

Los acusados Esteelmer Francisco Reyes Girón, teniente Coronel del Ejército de Guatemala, se le juzga por los delitos de asesinato, delitos contra los deberes de humanidad en su forma esclavitud sexual, esclavitud doméstica y violencia sexual y a Heriberto Valdez Asij, comisionado militar, por los delitos de desaparición forzada, delitos contra los deberes de humanidad en su forma de violencia sexual.

Durante el proceso se han escuchado varios testimonios y se han presentado también peritajes para poder mostrar lo sucedido al Tribunal de Mayor Riesgo “A” quien conoce el caso y se han presentado los testimonios de prueba anticipada que se realizaron en Septiembre del 2012 en donde las 15 mujeres dieron su testimonio.

La sala de audiencia no ha tenido la afluencia que han tenido otros casos sin embargo la mujeres con su voz han marcado la historia de este país logrando decir lo sucedido y pudiendo romper con muchos años de silencio.

Dentro de las limitaciones que se tienen en un sistema de Justicia como el guatemalteco se enfrentan a que no han contado con traducción a su idioma durante el proceso , siendo un derecho de los pueblos indígenas contar con interpretes para poder comprender lo que esta sucediendo sin embargo el sistema de justicia no esta brindado este derecho, siendo esta una de las limitaciones que tienen los pueblos en acceder a la justicia.

Sin embargo su voz a estado con fuerza diciendo lo que paso, uno de los testimonios presentados fue el de Magdalena Pop quien posteriormente a dar su testimonio falleció en enero de 2013. Sin embargo su voz quedo grabada en la historia de la lucha por la memoria y la verdad.

“Aquí estoy ante la ley diciendo todo lo que sucedió, fue muy doloroso lo que vivimos estoy acá desde mi corazón para que ustedes sepan lo que yo viví “

thumb_DSC_0609_1024

Fotografia Cristina Chiquin

Otro de los testimonios presentados fue el de Carmen Xol quien también narro lo vivido en el destacamento Sepur Zarco y también como el ejército se llevó a su esposo Edilberto Choc.

“Lo fueron a traer los soldados le amarraron las manos hacia atrás, el 25 de agosto de 1982”

Fue por la tierra

las mujeres tienen presente el día y la fecha que se llevaron a sus familiares ese también fue el inicio de meses de terror, mucho de los hombres que se llevó el ejército estaban organizándose para acceder a tierra, para el ejército cualquier tipo de organización era motivo de sospecha y excusa para poder cometer desapariciones forzadas, masacres violaciones y violaciones sexuales entre otras vejaciones

Carmen Xol cuenta que a su esposo se lo llevó el ejército y que no pudo ver a donde se lo llevaban , ella observo como lo golpeaban como el se alejaba en manos de quienes nunca más lo regresaron a la familia.

Edilberto era labrador de la tierra cultivaba frijol , maíz, era trabajador, además participaba en una de las Iglesias de la comunidad.

Carmen Xol , cuenta que Edilberto Asij el ex comisiona Militar fue quien llegó a la comunidad ese día y quien es uno de los acusados en este caso.

A la semana de que se llevarán a su esposo Carmen fue llevada al destacamento de Sepur Zarco, luego de que el ejército quemaran su casa.

“Ahí fue donde se termino todo cuando quemaron mi casa”

Desde el día que se llevaron a su esposo Carmen empezó a sufrir las violaciones sexuales de parte de los soldados la primera vez fue en su casa luego sería esclavizada sexualmente y domésticamente en el destacamento de Sepur en donde durante alrededor de 6 meses tuvo que sufrir los abusos de los militares.

“Sí fui abusada sexualmente me tomaron por la fuerza, ahí dentro de mi casa, eran muchos los que pasaron por mi casa y los que abusaron de mi fueron tres… lo que me decían es que me tenía que dejar que quien mandaba ahora eran ellos, que era quienes tenían autoridad sobre mi eran ellos porque ya se habían llevado a mi esposo y a mí me daba mucho miedo , me amenazaban con arma en mi pecho”

El ejército al llevarse a los hombres de la comunidad argumentaban tener el derecho sobre el cuerpo de las mujeres, eran amenazadas y violentadas física , sexualmente y psicológicamente.

Carmen recuerda como el ejército saco a sus hijos fuera de su casa y luego fue violada, posterior a ello tuvo que ir a trabajar al destacamento en donde tenia que cocinar para los soldados, lavar la ropa   en el río en donde muchas veces también fue abusada sexualmente por los soldados.

“Nos perseguían hasta el río y ahí también abusaban de mí y si yo no quería lavar el pantalón de igual manera me amenazaban …eran varios soldados quienes me seguían cuando yo iba al río”

 

thumb_DSC_0550_1024

Fotografía Cristina Chiquin

Carmen tuvo que vivir en el destacamento de Sepur Zarco y ella consiguió algunos plásticos para poder resguardar a sus hijos que aun eran muy pequeños así como Carmen habían otras mujeres que estaban sufriendo lo mismo junto a sus hijos e hijas.

Dentro del destacamento también eran abusadas sexualmente , aparte de ser esclavizadas domésticamente el dolor que hay en las palabras de Carmen al contar estos violaciones se denotan en las lagrimas que derramo frente al Tribunal cuando dio su testimonio.

Los soldados decían que ellos tenían el poder sobre ella porque ella ya no tenia a su esposo, fueron muchos dice Carmen mientras llora al contar lo sucedido.

“Cada vez que iba a servir , me llevaban de un lado y me lanzaban en una cama y ahí abusaban de mí…eran incontables lo que abusaban de mí porque ahí vivían…insistían en decir que ya no había nadie que respondiera por mí y ellos eran la autoridad sobre mí”

Cada tres días tenían que estar en el destacamento , las mujeres hacía turnos de jornadas de 12 horas. Carmen estuvo durante seis meses sin embargo luego de salir de ahí tenían que enviar aún comida para los soldados, ellas tenían que comprar y ver de donde sacaban el maíz porque no recibían ningún pago por hacer la comida.

“Fue doloroso lo que vivimos a mí me marcaron la vida, me rompieron el matrimonio y me quede muy mal…me tomaron por la fuerza ellos abusaron de mí por fuerza”

Carmen también hablo sobre las inyecciones que el ejercito les suministraba para que no quedaran embarazadas, esto ocurría dentro del destacamento y se realizó durante el tiempo en que tuvo que ir a servir al destacamento.

“nos daban medicinas …a veces cuando ya me habían violado me ponían las inyecciones, me decían que me inyectaban para no quedar embarazada”

Dentro de las practicas de violencia que realizo el ejército también estuvo el de obligarles a participar en la iglesia evangélica y les obligaban a orar cada domingo dentro del destacamento de Sepur Zarco.

“A veces nos reunían y nos ponían a rezar pedían que se hicieran actividades religiosa, decían que teníamos que convertirnos en evangélicos en hermanos, porque si no nos iban a matar por eso muchos que eran católicos se volvieron en esta religión”

Carmen termino su testimonio agradeciendo al tribunal por haberla escuchado pero también pidiendo justicia por lo vivido, casi todas las testimonios presentados al final tienen el objetivo de poder hablar y de poder dejar la verdad de lo vivido a parte de la búsqueda de la justicia.

“Agradecer al señor Juez que me escuchó todo mi dolor, y es que aquí no quiero exponer todo porque siento que no aguanto, siento que se me puede detener el corazón, agradezco a las personas que me están escuchando, porque es real lo que yo viví y fue muy doloroso”

La violencia sexual según la comisión de esclarecimiento histórico concluye que fue una práctica generalizada y sistemática realizada por agentes del Estado como parte de la estrategia contrainsurgente. El 89% de las víctimas fueron mujeres indígena

Los testimonios quedan grabados en el cuerpo y vida de quienes siguen este proceso pero también en un país que debe de recordar lo sucedido para no repetir estos hechos. Romper con la invisibilización impuesta por el Estado y con el terror que este a generado en las comunidades es parte del camino para la justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[1]Luz Méndez-No me quiero morir sin alcanzar justicia’: Esclavitud sexual durante el conflicto armado en Guatemala –articulo publicado en Programa las Américas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s