Qué es lo que va decir la ley con esto que nos sucedió- Sepur Zarco

1

la violación sexual fue una practica generalizada y sistemática realizada por agentes del Estado como una estrategia contrainsurgente, constituyéndose como arma de terror, como vulneración de sus derechos humanos fundamentales, y del derecho humanitario”[1]

Después de e 34 años 11 mujeres q´eqch´ is ven materializada su lucha por la verdad y la justicia al lograr llevar a juicio a Esteelmer Francisco Reyes Girón, teniente Coronel del Ejército de Guatemala, por los delitos de asesinato, delitos contra los deberes de humanidad en su forma esclavitud sexual, esclavitud doméstica y violencia sexual y a Heriberto Valdez Asij, comisionado militar, por los delitos de desaparición forzada, delitos contra los deberes de humanidad en su forma de violencia sexual.

El juicio lo conoce el Tribunal de Mayor Riesgo “A” quien ha escuchado en los dos días de juicio que van a 9 testimonios 3 presentados el primer día del debate y 5 en la segunda jornada del juicio entre estos el testimonio el de una mujer q´eqchí

Que narró como ella y una de sus hija fueron violadas en el destacamento militar de Sepur Zarco.

Petrona Choc 75 años entró a la sala de audiencia con fuerza , en su cabello encanecido, en su voz y en su cuerpo también contaron la historia que ha vivido, contó como su familia tuvo que huir de su comunidad por la persecución del Ejército de Guatemala.

“Un día llegaron los soldados y uno de mis hijos. Abelino dijo ahí vienen los soldados hoy vamos a morir …reuní a mis hijos y les dije que huyéramos a la montaña otra vez , íbamos huyendo cuando escuchamos el tronar de los disparos y ahí murió mi esposo”

“todavía me duele por lo que nos hicieron, todos los días lloro”

Cuando huían doña Petrona se lastimo un píe y a por las secuelas de lo vivido se quedó sorda de un oído, aparte del dolor emocional y psicológico que aún mantiene hasta el día de hoy.

Doña Petrona Choc tuvo que huir varias veces , cuando regresó de la montaña ella tuvo que ir al destacamento de Sepur Zarco para que la dejarán ingresar a la comunidad.

“Nosotros retornamos a la comunidad de Sepur Zarco y con mis hijos pequeños estuvimos caminando por tres días al tercer día fue que llegamos al destacamento y cuando llegamos nos arrodillamos en el suelo y empezamos a orar para que nos perdonaran y nos dejarán entrar a la comunidad y ahí nos aceptaron, nos quedábamos a dormir en la sombra de una de las casas del destacamento y en la noche los soldados llegaban a jalarme de una de las piernas y yo despertaba a mis hijos le decía ahí vienen los diablos me quieren llevar, y así era como nos íbamos protegiendo”

También contó como los soldados le decían que ella ya no tenía a nadie y por eso se la llevaron junto a otra mujer las ponían hacer a preparar alimentos en grandes cantidades , y ahí también nos violaron, grande fue el sufrimiento que nos causaron, y me decían que ya no había nadie que preguntará por mí”

Durante su testimonio en la sala de audiencia su voz es escuchaba fuerte, una mujer de avanzada edad que contó el dolor que muchas otras vivieron y que ella al igual que las otras mujeres que han luchado por el proceso esperan justicia.

thumb_DSC_7370_1024

Doña Petrona , contó no solo como fueron violadas en varias ocasiones , si no también como fueron esclavas domesticas de los soldados así como la violencia sexual era constante en contra de las mujeres.

“Muchas veces fui violada una de mis hijas también fue violada…que es lo que va decir la ley con esto que nos sucedió se va quedar así o va haber justicia, sobre todo este daño que nos han hecho, por eso he venido yo aquí hoy”

Durante 6 días estuvo en el destacamento y otras personas las sustituían, para ir a trabajar ahí, ella también estuvo en el destacamento de Tinajas en donde también vivió las violaciones del ejército de Guatemala.

“En Tinajas a mis hijos los amarraban y nosotros no descansábamos, no dormíamos en casa si no que nos acurrucábamos en un árbol cuyas hojas eran anchas para protegernos de la intemperie…a mis dos hijos y a mi yerno los amarraban y les pateaban con armas en el estomago…en ese lugar estuvimos 6 días.”

En este lugar también vivió violaciones sexuales por parte del ejército de Guatemala , el abuso constante contra ella y su familia no ceso ni un momento.

“Nos decían vayan a bañarse y después de que nos bañábamos un hombre gordo era el que nos violaban y después venían otros más menuditos…fue muy doloroso todo eso que nos sucedió”

thumb_DSC_7244_1024

“Yo tuve que enseñarle todo a mis hijos , yo solita”

luego de este destacamento Doña Petrona y sus hijos volvieron al terreno que tenían en la comunidad de Sepur Zarco, ese terreno era parte de las tierras que su familia y otras tramitaban y fue por lo que el ejército de Guatemala   les empezó a violentar. Cuando regresó a la comunidad no encontraron nada.

“las gallinas, nuestros, cerdos, el maíz se perdió…les enseñe a mis hijos a trabajar porque éramos gente de trabajo y yo me fui a trabajar con mis dos hijos varones y les enseñe a trabajar la tierra…sembramos arroz, chile, frijol…de a poquito empezamos una vecinos me regalaron ropa vieja para cubrir a mis hijos, también me regalaron un corte viejo y así fue como empezamos a sobrevivir nuevamente”

Junto a sus hijos trabajaron nuevamente para sobrevivir , después de todo lo vivido Doña Petrona y su familia siguieron luchando, ella una mujer que nunca paró para que su familia estuviera bien , aprendió a tejer para poder alimentarse, las secuelas que hoy vive sigue haciendo mella en su vida, ella comentó como a duras penas pasa la vida, con algunos cosas que le regalan , para alimentarse.

El hambre también formo parte de las violaciones que vivió la población en el destacamento tanto doña Petrona como otro más de los testigos narró los insultos y la tortura que les hicieron pasar.

“A nosotros nunca nos pagaron, nos daban cuatro tortillas,   y nos decían ya comieron “sii” decíamos nosotros en agradecimiento, “así era cómo comían en la montaña” no les decíamos, “ya se comieron la carne” , si …”saben lo que les dimos de comer, ustedes acaban de comer carne de perro…nos decían apestosos y nosotros estábamos limpios ”

Las violaciones sexuales que ella junto a otras mujeres vivieron en el destacamento militar de Sepur Zarco , están aún presente en el dolor de las mujeres que rompieron en el silencio, en el testimonio de Petrona Choc se quebró el miedo.

thumb_DSC_7195_1024

La voz de las personas que dieron su testimonio durante estos primeros días denotaban emoción , dolor, pero sin duda una incansable búsqueda de justicia.

Las mujeres con el rostro cubierto, esconden bajo esos mantos los rostros de la dignidad.

Este proceso marca nuevamente la memoria colectiva de una sociedad a la que se le ha incitado a olvidar lo sucedido pero que hoy debe escuchar la voces de quienes rompen con las vendas y las mordazas que han tratado de imponer sobre los pueblos.

thumb_DSC_7051_1024

[1] Informe CEH. Guatemala Memoria del Silencio. Tomo III . Violencia Sexual contra la Mujer # 2351, Pp. 13

Anuncios

2 comments

  1. exelente trabajo de informacion historica de lo que nunca antes dijeron los apatridas y asesinos de la gente humilde que por años en complicidad con los gobiernos cobardes de turno han encubierto.¡

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s