La Fuerza de Elena por la memoria y la verdad

DSC_7851

Elena de Paz Santiago, mujer maya Ixil, nació en la comunidad de Qanlai y vive actualmente en la Aldea Sajpota del municipio de Santa María Nebaj, con 44 años de edad aún recuerda lo que su familia y comunidad vivió durante el Conflicto Armado Interno.

Elena mujer vivaz, es parte de las mujeres que hoy luchan por la memoria, la verdad y la justicia.

“Tenía 12 años”

Elena tenía 12 años cuando estuvo en el destacamento de Xalbal , ella es parte de los testimonios del Juicio por Genocidio que se realizó en el año 2013, en donde el pueblo ixil, pidió justicia por el Genocidio cometido por el ejército de Guatemala en los años de 1982 y 1983 en el juicio se juzgó al ex jefe de Gobierno Efraín Ríos Montt y a su ex jefe de inteligencia José Mauricio Rodríguez Sánchez por los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad.

En 1982, Elena era una niña cuando tuvo que enfrentarse a los horrores de la guerra, junto a su madre tuvo que vivir los vejámenes cometidos por elementos del Ejército de Guatemala

“Tenía 12 años estuvimos en el destacamento de Xalbal y ahí estuvimos, hicieron violación a mi mama , yo digo que solo así murió, porque yo vi como agarraban su cuello, y los soldados en el destacamento pasaron uno por uno y mi mama gritaban ellos agarraron trapos sucios y se los metían a la boca, y yo grite, y me dijeron porqué estas gritando y apuñalaron mi pierna”

La violación no fue solo contra su madre y otras mujeres si no que también contra ella, el ejército acusaba y usaba la excusa de hacer estas acciones contra la población civil con el argumento de decir que eran combatientes.

“A los 12 años me hicieron eso, y cuando vi me salía sangre y me agarraron nuevamente pensé que solo violarían a mi mama pero me agarraron nuevamente y yo pensaba que no iba a vivir…pero gracias a Dios que viví, y ahora digo la verdad de lo que hicieron los soldados… 

Aparte del trapo en la boca me tenían amarrados los pies entonces me violaron , yo ya no sentía cuantos fueron los que pasaron porque después la sangre ya solo corría encima de mi “ 

DSC_8952

Junto a la madre de Elena capturaron a otras personas, en el destacamento, ella veía que muchas mujeres tenían sus vestimentas rotas o no tenían ropa, muchas de estas personas murieron junto a su mamá.

“Éramos bastantes, había una señora y un señor que ya estaban muertos ellos colocaron al señor muerto sobre la señora muerta me acuerdo y es lo que me duele”

3 días estuvo en el destacamento, en donde presencio como los soldados se turnaban para violar a su madre Jacinta Santiago Bernal, que estaba recluida junto a ella en un cuarto custodiado.

“Mi mama gemía y ella me hacia a un lado yo quería gritar pero ella me decía que no llorara o no gritara porque si no nos iban a matar”

La violencia física y sexual que vivió Elena , la vivieron miles de mujeres en Guatemala, el silencio formaba parte de la violencia impuesta, Con tan solo 12 años de edad y en esas condiciones ella no podía ni si quiera quejarse o gritar el dolor que estaba viviendo, siendo esto parte de las agresiones que el Estado Guatemalteco ejerció sobre su vida y su cuerpo.

“Me tapaban la boca quería gritar pero no podía y ellos me decían “cállese porque esta bonito”

Tres días de violencia física y sexual , vivió Elena quien posteriormente logró escapar gracias a la ayuda de una persona que la saco de ahí y luego fue cuidada por una mujer que le ayudo a recuperarse. Las secuelas de la violencia vivida quedaron marcadas no solo en su mente si no en su cuerpo, actualmente Elena tiene un problema en una de sus piernas, lo que la hace renquear muchas veces , creando dolor físico y emocional.

Elena logro salir de ahí , a pesar de estar en peligro de que fuera trasladada fuera del área Ixil.

“Recuerdo que entre los soldados había uno de Salamá y uno de Jutiapa que dijeron “me la voy a llevar a Salamá, y el otro dijo no me la llevo a Jutiapa la voy a cambiar” pero llego un vecino con quien me fui, si el no hubiera llegado quien sabe si yo estuviera aquí porque ya me querían llevar y eran muchos niños pero ya no vi como lo hicieron si se los llevaron a Jutiapa a Salamá porque ya solo nosotros salimos. Hubo otra niña que logro salir conmigo que ahora vive en Guatemala“

Elena hija única de madre y tenia  dos hermanas más de parte de su padre, Jacinta su era joven recuerda ya que ahora observa a muchas mujeres ancianas que tendrían casi su misma edad.

Durante ese tiempo junto con su familia tuvo que huir constantemente como muchas otras personas que en esa época huían de las masacres que realizaba el Ejército de Guatemala contra la población.

Su corazón de niña

En su corazón niña ya no solo guardaba inocencia, si no también tristeza por la situación que vivía por la ausencia de su madre, por el desplazamiento forzado, el hambre y el frío que tuvo que vivir.

Elena recuerda esa tristeza y sus ojos de niña se cristalizan pero siguen guardando la fuerza que tiene la mujer que hoy lucha por la justicia.

“Recuerdo que estaba triste, porque no podíamos comer, no podíamos juntar fuego y ya no hay nada, apenas mi papá conseguía un poco de maíz, pero solo de noche podíamos poner fuego, yo estaba delgadita del hambre y ahora me da lastima, porque no fui al hospital, solo me cure en la casa, no podía caminar yo pensé que iba a morir pero gracias a Dios que estoy aquí”

A veces me pongo triste porque no veo a mi mamá , me enfermo con mis chiquitos, duele mi corazón pero que hago yo”

DSC_7427

Fuerzas para seguir caminando

La búsqueda de la justicia, su fe, y la necesidad de romper el silencio fue lo que motivo a Elena a dar su testimonio,

“Mucha gente tiene miedo y me dicen que tal vez me van acusar después, pero al estar acá y al llorar y al decir esto me quedo un poco tranquila porque mucha gente ya no quiere venir a declarar”

Elena fue parte de los testimonios durante el juicio por Genocidio ella junto a otras 9 mujeres ixiles hablaron sobre la violencia y esclavitud sexual que vivieron a manos del Ejército de Guatemala. El 10 de mayo del 2013 el Tribunal de Mayor Riesgo “A”, presidido por la jueza Jassmin Barrios, condenó al general José Efraín Ríos Montt a 80 años de prisión por genocidio y crímenes contra los deberes de humanidad. Sin embargo el 13 de Mayo de ese mismo año la Corte de Constitucionalidad anuló la sentencia.

Con esto la Corte hizo que el proceso retrocediera , las   y los testigos nuevamente fueron violentados al negarles el acceso a la justicia. Elena como otras se lamentan este revés de la justicia contra el pueblo ixil.

Actualmente el juicio aún no da nuevamente inicio, y Efraín Ríos Montt sigue impune a lo que se le suma que el ex dictador de 80 años de edad , se encuentra enfermo por lo que el juzgado de Mayor Riesgo B, quien conoció el caso nuevamente ordenó un juicio Especial en donde será representado por sus Abogados.

Elena lamenta esto y sigue pidiendo justicia, dice que nuevamente dará su testimonio para que se conozca la verdad de lo que vivieron

“Así como dicen los otros ricos es mentira dice la gente , pero no es así, yo tengo la herida pues.. Y a veces encuentro más de lo que hicieron, muchas veces dicen pobrecito dice la gente “el viejito”…pero él ordeno a los soldados…

el fue quien ordenó así como nosotros hacemos con los chiquitos que les decimos vayan a traer leña, así fue como hizo Ríos Montt con los soldados porque el ordenó todo y el dice que no, pero fue él” 

DSC_1384

La sentencia

Cuando el Tribunal dictó la sentencia ese 10 de Mayo del 2013, Elena estaba feliz, junto al pueblo ixil a las puertas de la Corte Suprema de Justica , lloraron, cantaron, reían se abrazaban, la verdad había prevalecido, se había hecho justicia.

Esa alegría quedará siempre en su memoria, sin embargo la sombra de la impunidad volvió a posarse pero la resistencia continua en ella , en su cuerpo y en su corazón.

“Estaba feliz cuando lo agarraron para que sufra un poco , pero lastimosamente lo sacaron pero yo digo que si vamos a dar testimonio otra vez nos vamos porque es cierto, ojalá hubieran liberado así a mi mamá pero al contrario la mataron.

El esta tranquilo porque esta en su casa, el come bien , tiene su chamarra, no sufre frío, ojalá estuviera en la cárcel pero esta en su casa. Ahora miro yo que dicen que esta enfermo pero yo miro su cara y pienso que es mentira lo que hacen”

DSC_8181

Frente a la comunidad

Elena como otras personas que dieron su testimonio tuvieron que enfrentarse a quien les había violentado, pero también estuvieron frente a sus comunidades, muchas personas les apoyaron, otras aún tenían miedo por el genocidio vivido.

“Antes decían algunos que era mentira lo que había pasado, después cuando oyeron bien, ya no me dicen nada, y dicen “gracias porque vas a ir a testificar porque me conocen en la aldea, gracias dicen que voy a testificar porque vas por todos nosotros, no solo vos sufriste porque hay muchos en la aldea que violaron es cierto lo que dijo usted” 

Ahora saben que es cierto , pero al inicio cuando nos vamos un señor me dijo que tuviera “cuidado”… y yo le dije yo no tengo cuidado si me matan , así murió mi mamá así me voy a morir no tengo miedo porque es verdad a lo que voy”

El recuerdo de su madre Jacinta

La ausencia de su madre es una tristeza que aún guarda en su corazón, no tener un lugar donde llevarle flores, un lugar donde visitarla, es parte de las secuelas psicológicas que aún vive.

“Yo estuve en el destacamento solo el día que murió mi mama , como ya no me la mostraron, yo pregunté y dijeron que ella se iba a otro lado dicen los soldados y la habían matado, ya no vi donde la enterraron o tiraron o si los perros se la comieron.

Esa es mi pena, porqué que delito tiene mi mamá, la mataron y murió puro chucho porque la agarraron del cuello y llore …ahí es donde me dejaron lastimada porque a veces recuerdo cuando voy a traer mi leña y me duele pero que hago

Me duele mi corazón porque no tenemos delitos, Dios sabe si todavía viven o no viven… que delito tiene mi mamá, ningún delito tiene , y los niños y ancianitos también murieron, yo los vi solo con un palo los aporreaban con el palo para moler maíz mataron a los ancianitos y se los llevaron y ya no vi donde los fueron a tirar, así hicieron con mi mamá los fuimos a buscar al destacamento  y ya no la encontramos y hay muchos enterrados y ahora hay casas no sabemos si están encima”

DSC_7412

Su vida como testimonio

Elena a luchado por que su voz cuente la historia de ella y la de su madre pero también la de toda una población , su voz es parte de la memoria de la verdad del país al igual que ella muchas mujeres siguen luchando por la memoria, pero sobre todo buscan justicia.

“Me alegro de haber ido a dar mi testimonio al tribunal , porque yo pensé que estábamos solas y no porque habían muchas otras personas , y me alegro que todos conocen la historia”

El poder romper el silencio y el miedo es parte del precedente que Elena a puesto para muchas otras mujeres que hoy también siguen viviendo en el continuum de la violencia en el país.

DSC_7861

“La primera vez que di mi testimonio lloré mucho, la sanción me ayudo bastante.

Ahora también hay mujeres que sufren de violación , pero hay miedo pero para mi ya no hay miedo , hay que ir a decir en el juzgado , antes no había ley y donde nos vamos, pero ahora hay ley , ahora hay autoridades, ahora no hay miedo…” 

DSC_7407

Elena es una mujer joven, vivaz, alegre, ella junto a sus 5 hijos lucha cada día por salir adelante, incansable trabaja para su sobrevivencia lavando ropa, vendiendo tejidos, y en esa dinámica encuentra momentos para seguir su camino por dar a conocer la verdad y por buscar justicia, en la fuerza de su palabras y de su voz se mueve la fuerza de la memoria, de la resistencia, rompiendo con el miedo y la mordaza de silencio que a esté país se nos ha querido imponer. Elena es una chispa que enciende el fuego de la vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrevista realizada por : Cristina Chiquin en Nebaj, Quiché.  2015

Apoyo: Lilian Vázquez 

*Testimonio de Elena de Paz Santiago , durante juicio por Genocidio en el 2013. 

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s